Recomendaciones para disminuir el consumo energético con el uso de las persianas

El uso de las persianas y el consumo energético tienen una relación según estudios realizados indican que las viviendas o locales que cuentan con persianas, su factura del mes tiene un ahorro hasta de un 10%. La reducción del consumo energético es una de las ventajas del uso de las persianas. A continuación, con estos consejos te darán una idea más clara si tienes dudas de instalar persianas en tu hogar.

  1. Las persianas tienen una función de aislante energético: En temporada de invierno el calor que emanan los sistemas de calefacción se desvían por las ranuras de las ventanas y para poder tenerlo en el espacio debemos colocar algún obstáculo para que el calor no se disipe en el espacio. Con las persianas se reduce la salida del calor o frio según la temporada del año, ayudando a los cristales de las ventanas que son aislante. Con unas ventanas bien selladas y unas persianas bien instaladas serán el mejor aislante y por tanto ayuda al ahorro energético.
  2. Según el material de la persiana tienen una capacidad hermética mayor o menor según si el agente térmico provenga del interior o del exterior. Con un aislamiento eficiente las persianas deben estar completamente cerradas y bajadas ya que de esta manera reducen el paso de calor o frio y disminuyen el intercambio térmico de la vivienda.
  3. Permiten conservar calor en la vivienda o local: Mantener la persiana cerrada y baja mantienes el calor del espacio, pero también debes considerar la ubicación de la vivienda con respecto al sol y las horas de luz para aprovechar y conservar el calor. En el caso de que el sol se encuentre orientado de manera directa a la ventana, mantenga la persiana a la mitad de su altura. Las persianas pueden funcionar como aislante o como un elemento de provecho de calor que genera la luz solar. Con el uso adecuado de la persiana según la hora del día, podrás aprovechar la luz del sol y el calor que se genera ayudando al ahorro energético en tu vivienda, sin olvidar el ahorro en los gastos de la factura de luz.
  4. Si tu habitación es oscura y no le llega suficiente luz solar como para mantener en calor la misma, mantenga las persianas completamente abajo para conservar el calor, porque la habitación no absorberá la cantidad de energía calórica necesaria para la habitación o será igual si se mantienen las luces encendidas.
  5. Las persianas ayudan a la climatización. Ahora en la vivienda tenemos el frio adentro y el calor afuera. Se enciende el aire acondicionado para mantener el local o la vivienda con una temperatura agradable disminuyendo el gasto energético. Al utilizar las persianas si queremos climatizar es importante bajarlas y estas actuaran como aislante térmico y la salida de frio se disminuye y se impide la entrada de calor del exterior.
  6. Si en la vivienda no existe algún equipo de acondicionamiento de aire que permitan la climatización de la estancia o espacio, abre las ventanas en las horas del día donde la temperatura sea baja y sube a la mitad las persianas para permitir la entrada de las corrientes de aire. En cambio, sí es las horas donde el calor es más fuerte, complementa colocando un envase con cubos de hielo para que las corrientes de aire que entran y fluyen por las lamas de las persianas sean más frescas y climaticen el espacio, posteriormente cerrando la ventana, bajando y cerrando la persiana.

Si seguimos estos consejos ayudamos al medio ambiente y le damos un sentido a la importancia de ahorro energético, también contribuimos en nuestra economía y aprendemos a darle la utilidad de las persianas, lo practica que son y que nos permiten ambientar nuestra vivienda o local en cualquier temporada del año, ya sea aprovechando el calor o el frío de los espacios.