Como cambiar la correa de la persiana paso a paso

Cuando la correa de una persiana se atasca o se desgasta, esto impide que podáis bajar o subir la persiana; pero tranquilo, que esto tiene solución porque se puede arreglar de manera fácil y sencilla siguiendo los pasos o también puedes contratar a un especialista en persianas para reparar la correa.

Para cambiar la correa de una persiana, recuerda tener a la mano las herramientas necesarias y tener conocimiento de cada una de las partes y componentes de la persiana y cuál es su funcionamiento.

Funcionamiento y componentes de una persiana

  1. El mecanismo de trabajo de las persianas es igual al de las poleas.
  2. Las persianas tienen dos sujetadores o recogedores: uno en la parte superior y otro en la parte inferior de la persiana. El recogedor superior se encuentra detrás de la caja de la persiana, es poco visible; y el recogedor inferior se visible que permite utilizar la persiana con facilidad.
  3. La correa de la persiana se encuentra extendida entre los recogedores que se conectan con la persiana que permiten que al girar la persiana junto con las lamas puedan realizar el movimiento de subida y bajada.

Herramientas para cambiar una persiana

Recuerda que para cambiar la cinta de una persiana debes estar en un espacio cómodo y con buena iluminación para que puedas realizar un buen trabajo. Las herramientas que debes utilizar para cambiar la correa o cinta de la persiana son:

  1. La correa nueva que vas a cambiar.
  2. Destornillador, ya sea manual o eléctrico.
  3. Punzón o tijeras.

Pasos para cambiar la cinta de la persiana

  1. Verifica que la correa este desenrollada y así puedes abrir el tambor o caja de la persiana. Ten en cuenta que debes subir completamente la persiana y mantenla sujeta con las sargentas para que las lamas queden fijas. En caso de no contar con sujetas, puedes pedirle a un amigo o familiar que te ayude a sujetar la persiana con las manos.
  2. El siguiente paso es abrir la caja o tambor de la persiana, ya sea con un destornillador o retirar haciendo presión. Esto depende del tipo de caja o tambor de tu persiana.
  3. Retira del recogedor superior la cinta. En caso de que tenga nudos, no es de preocuparse porque ya la persiana estaba previamente enrollada y lo que se tenga que recorrer es menor y fácil de extraer.
  4. Inserta la correa nueva, con cuidado verificando que este atada y enrolla la correa al recogedor. Dale unas vueltas y luego inserta bien la cinta en la ranura de la caja y ciérrala, atornillando o haciendo presión de manera firme.
  5. Enreda con mucho cuidado y sujeta la cinta en el recogedor superior. Retira las sargentas y baja lentamente la persiana. Observa que la persiana se vaya enredando tanto en el recogedor superior como en el recogedor inferior.
  6. Con la ayuda de un destornillador retira del recogedor inferior la correa dañada del alojamiento que se encuentra sujeto en la pared y coloca una nueva. Para ello es necesario realizar un agujero pequeño en la correa nueva, específicamente cerca del extremo. Esto permite que ser pueda introducir en el recogedor para que esta quede fija con el gancho y así el resorte se encuentre en tensión para que recoja la cinta.
  7. Una vez que ya se coloca la cinta, ubica el recogedor inferior nuevamente en su alojamiento y fijarlo en la pared para tener la correa bien instalada.
  8. Prueba que el trabajo de la instalación de la correa nueva este bien hecho con solo subir y bajar la persiana.

Utiliza siempre correas de buena calidad y resistentes y lo más importante darle buen manejo a la persiana y así no tendrás problema, no darle tirones a la correa ni hacer movimientos bruscos para que no se enreden. También es importante hacerle mantenimiento a los recogedores y dar la limpieza periódica y profunda a la persiana para que puedas verificar los componentes de la persiana y alargar la vida útil de la persiana.